Las vacaciones de tres días son muy buenas para la mente y el cuerpo, pero una cuarta noche amplía tus opciones aún más y te permite realmente relajarte. ¿Qué harías con ese tiempo adicional? Sigue estos itinerarios para obtener ideas inspiradoras que te ayudan a explorar tres encantadoras ciudades y a alejarte de las exigencias de la vida diaria.

Roma

Rome Vatican Museum

Tal vez se la conozca como la Ciudad Eterna, pero ciertamente no se necesita una eternidad para sumergirse en las delicias de Roma. En un cómodo periodo de cuatro días, puedes vagar a tu antojo por los laberintos de sus calles y explorar su historia.

Primer día
Ya le echaste un vistazo a la belleza de Roma en tu viaje interior, ahora regístrate en tu hotel y relájate. ¿Por qué no disfrutar de la alberca o pedir un indulgente postre directo a tu habitación? Después, cuando estés listo, dirígete al vecindario Monti, cerca de la Piazza della Madonna dei Monti. Esta poco conocida zona de encantadoras calles adoquinadas asombra por su belleza y está repleta de estupendos restaurantes y tiendas.

Para la cena, no te pierdas Maccheroni, un restaurante cerca del Panteón con un elegante ambiente industrial. Aclamado por los lugareños por sus auténticos (y deliciosos) platillos, ha recibido a Michelle Obama y a Oprah.

Segundo día
Las clásicas vistas, como el Panteón, el Foro Romano, la Fontana de Trevi y el Coliseo se encuentran a corta distancia entre sí, de modo que las podrás recorrer fácilmente y marcarlas en tu lista de sitios que visitar. O bien, si buscas una opción turística menos tradicional, visita las Termas de Caracalla, que fueron finalizadas en el año 216 d. C. por el emperador Caracalla; muchas de las impactantes estructuras de mármol, mosaicos y estatuas están increíblemente bien conservadas.

Por la noche visita la zona romántica y de moda de Trastévere para disfrutar de la bulliciosa vida nocturna y de variadas opciones para cenar.

Tercer día
Reserva tu tercer día para una genuina obra maestra: la Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo y lugar de residencia del Papa, la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos (foto de arriba). Admira las impresionantes obras de Miguel Ángel, como La Piedad o los frescos de la Capilla Sixtina. Se recomienda una excursión para ver varios lugares, pues las opciones son muy amplias.

Cuarto día
Súbete al tren en la Stazione Termini de Roma y haz un viaje de 30 minutos a los Castelli Romani, una zona de paisajes fuera del centro de Roma con un lago volcánico (que también es un destino principal para los amantes de la comida). Instálate cerca de uno de los lagos para disfrutar del almuerzo con una copa de vino de producción local. Y relájate.

Las Vegas

Las Vegas Neon Boneyard

Si tu idea de descansar es mantenerte ocupado, esta ciudad repleta de acción, que no permite detenerte, ilumina el desierto de Nevada de día y de noche. Y aún puedes disfrutar al máximo de la reconocida capital mundial del entretenimiento en un viaje rápido si te sumerges en ella.

Primer día
Regístrate en el hotel, lo mejor es que sea uno en The Strip; ¡también te puedes hospedar directamente en el centro de las luces luminosas y de la acción!

Después de un tiempo para aclimatarte, visita The Cosmopolitan para la cena. Es uno de los hoteles más elegantes de Las Vegas y está repleto de opciones para cenar: dos que debes considerar son China Poblano, una fusión de comida callejera china y mexicana, o algo más elegante, el ZUMA, que se especializa en la alta cocina japonesa (prueba el exquisito sushi).

Una vez satisfecho, dirígete a Fremont Street, una institución del entretenimiento y el juego que atrae a una multitud predominantemente local. Ofrece una probada de Las Vegas de antaño, cuando la cena de filete de costilla era la reina suprema y The Rat Pack sonaba en la rocola.

Segundo día
¿Listo para una dosis de cultura en el 18b Arts District? Esta zona se encuentra en el centro y cuenta con una variedad de boutiques, tiendas de antigüedades, galerías de arte y restaurantes a lo largo de una zona de 18 cuadras que está diseñada para inspirar el arte y a los artistas. El primer viernes de cada mes es algo grande aquí: el evento Arts Walk ofrece alimentos y bebidas, espectáculos y artistas locales que presentan su trabajo.

Por la tarde renta una cabaña en el Mandarin Oriental para escapar del intenso ritmo de The Strip sin salir de la zona.

Al final del día, disfruta de un espectáculo de Cirque du Soleil.

Tercer día
Las Vegas no es solo ruletas y vida nocturna. También hay algunas excelentes atracciones familiares. Desafía a tus amigos y familia a jugar en el Salón de la Fama del Pinball, donde hay más de 100 tipos de máquinas de pinball; algunas datan de la década de 1950. Como alternativa, ponte los lentes de sol y disfruta del Museo de Neón, repleto de antiguos anuncios de Las Vegas (foto de arriba), o echa un vistazo al Museo Nacional de Pruebas Atómicas para conocer la historia de las pruebas nucleares en Nevada.

Cuarto día
Cuando crees que ya conoces el centro de Las Vegas como la palma de tu mano, es momento de salir de viaje. El Área Nacional de Conservación del Cañón Red Rock es una hermosa zona protegida en la que te puedes perder entre inmensas montañas rojizas que se fusionan con el desierto, al estilo del Viejo Oeste.

Hong Kong

Hong Kong wishing tree

Cuando explores el mapa para elegir tu próxima parada en el hemisferio oriental, considera la energética, cosmopolita y definitivamente tradicional ciudad de Hong Kong. Con cuatro días para explorarla, regresarás sintiéndote rejuvenecido, relajado y, muy probablemente, un poco más cultivado.

Primer día
Regístrate en tu hotel para dejar tus cosas y después salir a dar un paseo de placer a lo largo de la zona costera Tsim Sha Tsui para disfrutar de las sensacionales vistas de los rascacielos del Puerto Victoria. Toma algunas fotos, luego vaga por el cercano mercado al aire libre, en donde se sirve comida cantonesa tradicional.

Después haz una parada en los árboles de los deseos de Lam Tsuen, antes de regresar a tu hotel por la noche. Encontrarás estos grandes árboles banianos cerca del templo Lam Tsuen Tin Hau (foto de arriba). Por tradición, los visitantes escriben sus deseos en un papel y lo arrojan a las ramas; entre más alta sea la rama en la que quede, más probable será que se cumplan los deseos. En los años recientes se han establecido nuevas normas para proteger a los árboles, así que tendrás que conformarte con atar tus deseos a unos estantes prefabricados. Pero amarra bien tu papel porque, ¿quién sabe? Podrían hacerse realidad.

Segundo día
Una clase de cocina es una manera genial de sumergirte en la cultura local y de probar nuevos sabores. Inscríbete en un curso en Home’s Cooking, en donde elaborarás platillos locales con ingredientes elegidos durante un recorrido del mercado de carnes frescas de la calle Kam Wa, en la zona este de Hong Kong.

Después visita el templo Che Kung para hacer girar la “rueda de la fortuna” tres veces para tener buena suerte.

Termina el día de regreso en la zona costera para unas vistas dignas de una película y, para despertar tu paladar, disfruta de la comida italiana en Al Molo en Harbour City.

Tercer día
Amárrate las botas de senderismo y prepárate para disfrutar de las estupendas zonas verdes: el camino de las cascadas de Ng Tung atraviesa el Parque estatal Tai Mo Shan, a unos 30 minutos al noroeste del Puerto Victoria, que te lleva a una caminata de dos horas que pasa por las sorprendentes cascadas y el espeso bosque. Estarás tan inmerso en la naturaleza que quizá olvides que pasaste la noche anterior entre los rascacielos de la zona centro.

Cuarto día
Tu cuarto día se hizo para tranquilos retiros en la playa, y hay muchos para elegir a lo largo de la península Sai Kung. Le llega a la apartada playa Tai Long Wan por una ruta a pie desde el Sai Wan Pavilion: este popular destino de surfear es uno de los lugares más hermosos de Hong Kong.

Si estás listo para poner estos itinerarios en acción, busca tus fechas y estarás en camino en un instante.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express