La Ciudad Esmeralda ofrece más eventos y actividades para divertir a los jóvenes que todas las aplicaciones de su iPad combinadas. Permite que nuestra escritora local, fotógrafa y madre de dos hijos te enseñe el camino...

Sídney es conocida alrededor del mundo por su gloriosa luz solar y sus prístinas playas para practicar el surf; y tan solo eso es lo que la mayor parte de los niños necesitan para pasársela de maravilla (y, pensándolo bien, la mayor parte de los adultos también). Pero cuando le añadimos la infinidad de parques, los residentes amigables y la fabulosa comida fresca, esta ciudad realmente se distingue como el destino vacacional familiar perfecto.

Y yo más que nadie debería saberlo. Habiendo crecido en uno de los suburbios más bellos a la orilla del mar de Sídney, hasta puedo llegar a preferir mi viejo patio trasero antes que los paisajes citadinos europeos. Y desde que regresé a casa con dos niños a cuestas, me despierto todos los días y me maravillo de la Ciudad Esmeralda, un lugar diseñado para disfrutar la vida bajo el sol. Permítame presentarle algunos lugares que, tanto a los pequeños como a usted, les encantarán.

1. El secreto mejor guardado del puerto: el quiosco de Little Manly Beach

Yo recomiendo que todas las visitas empiecen con un paseo en el Manly Ferry. Un viaje de 30 minutos que ofrece delicias en ambos extremos (tiene que probar el “gelato” de sabor Cioccolato Veronese de Gelatissimo por lo menos en una ocasión), el trayecto pasa por la Ópera, el puente del puerto y el zoológico de Taronga, y ofrece un vistazo al espectacular corazón del puerto.

En el Manly Wharf, deja a un lado la estampida de turistas que baja por el Corso y dirígete a Little Manly, una caleta adorable, a un lado del puerto: una playa que es simplemente uno de los secretos mejor guardados de Sídney. Mientras los adultos toman un café en el Little Manly Beach Kiosk, los niños pueden bucear con esnórquel junto a las rocas, jugar en los columpios o saltar desde los pilones de madera que rodean a esta alberca marina. Y cuando se hayan terminado su café, es posible que mamá y papá se sientan tentados también de saltar al agua azul y cristalina.

2. Lecciones privadas de surf, Bondi Beach

Para las sirenas y los “sirenos” más aventureros, el surf en Bondi Beach es algo que no pueden perderse. Let’s Go Surfing ofrece lecciones grupales, privadas o familiares que incluyen tablas de espuma suave, trajes de neopreno y protector solar; además, todos los instructores están certificados superiores en primeros auxilios y tienen la medalla “Royal Life Saving Bronze Medallion”, –así que puedes quedarte tranquilo de que estás seguro en sus manos. Es mucho más que un fantástico ejercicio al aire libre: hay algo mágico en el rostro de los niños cuando se ponen de pie por primera vez sobre la espuma de color blanco vainilla, así que tenga su cámara encendida y lista.

3. Cabalgar en Centennial Park, Sídney

¿Hay en la familia algún amante de los animales? Seguramente adorarán cabalgar en un poni en la Eastside Riding Academy en el Centennial Park. Un oasis verde ubicado al este del centro de Sídney, las 189 hectáreas de espacio abierto son mi lugar favorito para desconectarme del ritmo frenético del Distrito Central de Negocios. En la Eastside Riding Academy, los niños pueden contratar paseos en poni de 30 minutos dirigidos por un instructor que incluyen el avistamiento de otros adorables animalitos (mantén los ojos abiertos para ver cacatúas, cisnes negros y abanicos lavanderas), así como maravillas naturales (piensa en magníficos encinos y pinos de Norfolk Island). Los padres definitivamente deberían dar un paseo por el parque y luego escaparse a comer un refrigerio en el cercano Centro de Entretenimiento de Moore Park.

4. La Galería de Arte, Sídney

La Galería de Arte de Nueva Gales del Sur es el tipo de espacio grandioso y envolvente que nunca deja de inspirar mi lado creativo, y los niños reciben especial atención allí, con folletos impresos gratis que los estimulan a explorar las obras, tanto de las exposiciones permanentes como de las temporales. Tours for Tots les da la bienvenida a las mamás y los papás de los niños de tres a cinco años, mientras que los niños de tres a 17 años pueden también inscribirse en una variedad de talleres prácticos de creación artística. Cada domingo a las 14:30 horas, el área del vestíbulo de entrada ofrece espectáculos teatrales de música y mímica; ¡ah! y nunca me marcho sin pasar por la tienda de regalos para adquirir recuerdos llenos de estilo de mis obras favoritas.

5. Mercado de campesinos Eveleigh, Carriageworks, Sídney

¿Deseas probar las mejores frutas y verduras que crecen en Sídney y sus alrededores? Vaya al Mercado de granjeros Eveleigh, ubicado en un cobertizo cavernoso de ladrillo que antes era un taller para los herreros del ferrocarril y que los residentes locales conocen como Carriageworks. Estoy obsesionada con los quesos hechos a mano, los panes artesanales, los vinos “boutique” y el café extremadamente bueno. No puedo mantener a mi pareja lejos de las pruebas de degustación (¡pistachos con sal y vinagre!, ¡miel artesanal!) y me encanta cuando mi pequeña se maravilla al ver productos que nunca ha visto en los anaqueles del supermercado (¡papas negras!, ¡pays de cabra!). En una palabra: delicioso.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express