A menos de dos horas de distancia de Toronto, hay bellezas naturales y una cultura tan variada que dejarán boquiabierto al visitante que está en busca de aventura. Toma uno (o dos, o incluso los cinco) de los mejores viajes diurnos que ofrecemos desde la ciudad

En mi trabajo como periodista de viajes, escribo sobre muchos lugares exóticos y destinos en el extranjero, pero Toronto, la ciudad en donde fui a la escuela y he trabajado y jugado por muchos años, es el territorio que mejor conozco. Así que, aunque el centro de Toronto sigue siendo mi Meca de la comida y la cultura, al llegar el fin de semana, el llamado de las sirenas para tener aventuras (todas ellas a menos de dos horas de la ciudad) se vuelve irresistible. Me gusta echar al auto una canasta de día de campo y tomar rumbo a las playas de arena blanca del Lago Erie o a los pueblos de piedra caliza de Elora y Fergus. Algunas veces me subo al Tren de bicicletas y me voy a la península Niágara para dar un paseo a lo largo del cañón del Niágara. Y siempre hay cata de cerveza en Creemore, búsqueda de antigüedades en Port Hope o lecturas literarias en Eden Mills. De hecho, las posibilidades son (casi) infinitas… así que, a continuación, he reducido la lista a mis cinco favoritas personales.

1. El Festival Stratford

1 El Festival Stratford

Stratford, al oeste de Toronto, es la sede del Festival Stratford, en donde estrellas de la talla de Christopher Plummer, la dama Maggie Smith, y William Shatner (conocido como el Captain Kirk o, como le llama la gente aquí, “The Shat”) han actuado durante años. La temporada siempre incluye mucho Shakespeare, combinado con musicales y también teatro infantil.

El verano pasado fui con unos amigos a ver una función matutina. Nos detuvimos en el mercado de campesinos menonitas de St Jacobs, y compramos lo necesario para un día de campo a la orilla del Río Avon. En Stratford se encuentra la Stratford Chefs School, así que hay buenas opciones para cenar después del teatro, como The Old Prune o The Church, o, mi favorito, Rundles.

2. Cataratas del Niágara

2 Cataratas del Nigara

Al sur de Toronto se encuentran las Cataratas del Niágara, la emblemática maravilla natural que está en la lista de “cosas que hay que ver antes de morir” de todos. He visto las cataratas muchas veces, pero aun así me dejan sin aliento cada vez que voy. Son un espectáculo asombroso, especialmente si tienen un arcoíris o un arco de Bravais sobre ellas, o cuando están parcialmente cubiertas por hielo en el invierno. Me gusta subirme a los nuevos barcos Hornblower Cruise para ver las cataratas de cerca y luego ir a almorzar al Edgewaters Restaurant. Los niños se divertirán a medio camino en Clifton Hill, un Conservatorio de Mariposas y sus jardines, así como el White Water Walk que desciende al cañón del Niágara para ver de cerca uno de los ríos de aguas bravas más intensos del mundo.

3. Región vitivinícola del Niágara

3 Regin vitivincola del Nigara

En la península del Niágara también se encuentra Niagara-on-the-Lake, un pueblo histórico, en el corazón de la región vinícola del Niágara. Puedes hacer una excursión en auto por los viñedos, pero a mí me gusta recorrer el circuito en bicicleta. No se pierda mi favorito, el Foreign Affair Winery, en el cercano Vineland. Su cabernet franc appassimento es francamente peligroso. El pueblo es también la sede del Shaw Festival. Admira un espectáculo en uno de cinco teatros diferentes, disfruta de una merienda en el Prince of Wales Hotel y pasa algunas horas en otra época en el histórico Fort George.

4. Los maravillosos espacios abiertos: Muskoka

4 Los maravillosos espacios abiertos Muskoka

Dirígete al norte desde la ciudad para visitar la versión de Ontario de The Hamptons, Muskoka. Pinos altísimos, accidentadas salientes de roca y lagos cristalinos y limpios han sido durante siglos el atractivo para que la gente pase aquí sus veranos. Almuerce en la histórica Windermere House o tome un crucero de vapor en los lagos. Para una verdadera aventura en exteriores, estilo canadiense, vaya un poco más al norte al Algonquin Park, donde puede acampar una noche y pasear en canoa por los lagos inmaculados. Vaya a Bartlett Lodge para almorzar o cenar o para pasar la noche en una cabaña de troncos bajo los pinos.

5. Las Primeras Naciones

5 Las Primeras Naciones

Las Primeras Naciones, o habitantes aborígenes de Canadá, son de primordial importancia para nuestra historia, y podemos experimentar un poco de esa tradición con una expedición en canoa bajando el Grand River con Grand Experiences, en Paris, Ontario. Me encantó bajar el río en canoa y disfrutar en la ribera de un almuerzo de salmón cocido, brotes de helecho y vino de la región. Un anciano de las Primeras Naciones nos llevó a una isla en un río que es considerada sagrada, en donde observamos bailes nativos y escuchamos algunas de las historias legendarias. Una visita a La capilla real de su Majestad de los Mohawk, entregada a las Primeras Naciones por la Corona Británica y que es ahora el más antiguo templo protestante de Ontario, vuelve a la vida los primeros años de la historia canadiense.

Fotos de Barbara Ramsay Orr

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express