El borde oriental de Australia, centrado en la Costa de Oro, ha estado librándose de su imagen turística para convertirse en una de las costas más atractivas del país. Ve por qué, con una guía de las mejores panoramas, comidas, cervezas y hoteles en Brisbane, Surfers Paradise, Carabita Beach y Byron Bay

Con más de 300 días de luz solar, un surfing espectacular y tramos de arena dorada que parecen no tener límite, es fácil ver por qué la gente se sintió atraída primeramente a la Costa de Oro. Pero, al hacerse de una reputación por ser un camino muy transitado y lleno de gente, parques temáticos y elegantes hoteles de muchos pisos, los viajeros conocedores pronto buscaron su dosis de sol, mar y arena en otros lugares. Sin embargo, en años recientes el área que va de la punta más al sur de Queensland a la parte superior de Nueva Gales del Sur ha estado recuperando calladamente su atractivo; desde sus galerías de arte hasta sus cervecerías artesanales, que ahora rivalizan con las mejores de la nación, y un gran número de hoteleros de lujo y chefs de clase mundial que han establecido su base en estas costas.

Desde Sídney, a tan solo una hora y media de vuelo nacional hasta Brisbane, una gran manera de iniciar el viaje, luego puedes seguir el recorrido en auto hacia el sur.

Brisbane

Brisbane

Tiempo: Vuelo de 1.5 horas desde Sídney, o un viaje en auto de 10 horas

Ignorada por mucho tiempo y considerada como una simple ciudad de paso, la gente pasaba a través de Brisbane antes de dirigirse al norte hacia Cairns y el Great Barrier Reef, o hacia el sur a Surfers Paradise. Pero, gracias a un influjo de fondos, una profusión de nuevos bares, cervecerías y comedores independientes, además de una escena cultural floreciente, éste es ahora un verdadero destino por sí mismo.

Hospédate en el Gambaro, un simpático hotel boutique en el arbolado y vivaz suburbio de Paddington.

Come en el Gambaro Seafood Restaurant del hotel (toda una institución de Brisbane) o camina calle arriba hacia las Paddington Barracks para encontrar animados bares y restaurantes con un buen grupo de lugareños. En otro lugar, en el Río Brisbane, la bulliciosa área del South Bank tiene excelentes restaurantes, como Stoke House, conocido por sus carnes y pescados obtenidos localmente, una épica lista de vinos y un lugar escénico para disfrutar de cocteles y la puesta del sol. Para probar el famoso ambiente de cerveza artesanal de la ciudad, busca las cervezas de Newstead Brewing Co. y Green Beacon Brewing Co., ambas maravillosas combinadas con una hamburguesa de Chur Burger, del chef Kiwi Warren Turnbull, por muchos considerada la mejor de la ciudad.

No te pierdas un juego. Brisbane tiene un gran ambiente deportivo, y vale la pena visitar el Suncorp Stadium, la casa de los Reds (rugby union), los Broncos (liga de rugby) y los Roar (futbol). O echa un vistazo a The Gabba, anfitrión de los equipos de cricket de Australia y de Queensland, y los Brisbane Lions (jugando lo que solamente puede describirse como una mezcla de futbol gálico, rugby union y futbol soccer). De la mezcla, los mejores para los niños son los Reds, los Lions o el cricket.

El ambiente artístico de la ciudad, relativamente reciente, está creciendo a pasos acelerados. Encontrarás espectáculos y cine al aire libre en South Bank, o visita la Queensland Gallery of Modern Art, que merece su título como una de las galerías de arte más conocidas del país, para admirar gigantescas exposiciones y colecciones impresionantes de arte contemporáneo y nativo de Australia.

Surfers Paradise

Surfers Paradise

Tiempo: Una hora en auto desde Brisbane

El floreciente pueblo de Surfers Paradise, la joya del entretenimiento y el turismo en la corona de la Costa de Oro y hogar de esos famosos tramos de arena, ha sido visto a lo largo de los años como un pueblo para parrandas, pero ha estado madurando de forma constante.

Hospédate en el popular QT Gold Coast para tener vistas de la costa, un excelente spa de día, el muy genial bar para cocteles y una experiencia interactiva de cocina abierta en el restaurante Bazaar de la planta alta.

Come, también, en Helm Surfers Paradise para una cena informal y cerveza local junto al río; Salt Grill para una cena refinada, cortesía del chef estrella Luke Mangan; o prueba la Burleigh Brewing Company para tomar una botella de HEF o Duke, y probar el ‘Brewhouse Bash’ mensual con parrilladas y música.

Si te atreves, recorre el SkyPoint Climb, la pasarela externa de edificios más alta de Australia, a 270 metros sobre la ciudad. También querrás ir a la playa. Las tres “playas de glamour” principales son Surfers Paradise, Broadbeach y Main Beach (en donde Surf in Paradise ofrece las mejores lecciones), pero si deseas evitar las multitudes, vete hacia el sur, al tranquilo Tugun, a Burleigh Heads, para visitar un parque nacional con senderos y buenas opciones para hacer picnic; o conduce hacia el sur a Coolangatta para tener las mejores condiciones de surfing.

Carabita Beach

Carabita Beach

Tiempo: 45 minutos en auto desde Surfers Paradise

Carabita Beach es un pueblo lindo y calmado, conocido por su gran oleaje para surf, caminatas escénicas en la costa, playas para nadar y, más recientemente, el retiro de lujo en la playa, Halcyon House, el hotel regional más atractivo de Australia.

Hospédate, come y haz todo lo que el Halycon te ofrezca. Además de su increíble elegancia y sus interiores idiosincráticos, el hotel boutique se distingue por los toques adorables como mini-bares gratuitos y terrazas privadas sobre la playa, perfectas para disfrutar su contenido. El hotel se engalana con el excepcional Paper Daisy: un bar y restaurante dirigido por el ex alumno de Noma (el famoso restaurante de Copenhague con dos estrellas Michelin) Ben Devlin, que sirve especialidades regionales como cangrejo de río de cultivo. Ofrece también la oportunidad de aprender de uno de los mejores surfistas del mundo: Joel Parkinson, ganador en 11 ocasiones del ASP, les da a los huéspedes lecciones personales cuando está en la ciudad.

Byron Bay

Byron Bay

Tiempo: 30 minutos en auto hacia el sur desde Carabita

Famosa también por su surfing, Byron Bay es el corazón tranquilo de la escena alternativa de la región y un lugar de moda para festivales, incluidos los favoritos Bluesfest, Splendour in the Grass, el Mullum Music Festival y el Falls Music & Arts Festival.

Hospédate en el Byron at Byron Resort & Spa, que se extiende espléndidamente sobre 18 hectáreas (45 acres) de selva tropical.

Tómate el tiempo para una caminata a través del follaje o un tratamiento de spa en el jardín de lotos del hotel, y luego toma el transporte de cortesía a la ciudad para visitar alguno de los muchos mercados de Byron. Prueba una visita al Byron Farmer’s Market, que tiene lugar todos los jueves, o el mercado de la pequeña villa de Bangalow: una visita obligada, que puede hacerse el cuarto domingo de cada mes, con artistas de performance y puestos llenos de artes, artesanías y comestibles. Date el tiempo para explorar también las extravagantes tiendas vintage y de antigüedades en el pueblo. Y ninguna visita a Byron es completa sin ver el faro de Cape Byron, el punto más al este de Australia, en donde obtendrás panoramas épicos de toda la costa, especialmente durante la estación de observación de ballenas (de junio a noviembre).

Come en cualquier lugar – Byron tiene prácticamente de todo. Las mejores elecciones incluyen el café-bar-restaurante Roundhouse, el Byron Beach Café, directamente en la arena, y el emblemático pub del Beach Hotel. Finalmente, si vas de regreso a Sídney, son 45 minutos en auto al norte hasta el Gold Coast Coolangatta Airport, para tomar un breve vuelo nacional.

Busca en la Sydney Guide más actividades y alojamiento una vez que estés de regreso en la ciudad.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express