Anna Hart cubre la vida londinense para Grazia, Stylist y The Observer. Aquí está su lista actualizada de las novedades de este invierno.

Londres es una ciudad famosa por su afición al alcohol, pero los nuevos bares elegantes de Londres están cambiando el gin por el ginseng. El gastrobar sin alcohol Redemption en la Goldfinger Factory, 15 Golborne Road, Portobello, sirve “cocotinis” (martinis de coco) y té helado de hibisco. El restaurante Andina, de Martín Morales, ubicado en 1 Redchurch Street, Shoreditch, pronto tendrá jugos súper nutritivos peruanos (incluido el de aguaymanto y ají limo combinados con naranja y granada). El Juice Club en Fortnum & Mason ofrece jugo de col de Bruselas a los valientes que se atreven a probarlo. También hay jugos con alcohol, como los martinis de remolacha que se sirven en el bar The Magazine de la Galería Serpentine Sackler, en Kensington Gardens.

No hay nada más británico que ir de “picnic”, y los londinenses no consideran que el invierno sea una razón para dejar de hacerlo, especialmente cuando hay un bar o restaurante de primer nivel que se encarga del trabajo duro. Shrimpy’s Filling Station, el popular lugar para comer ubicado en Goods Way, King’s Cross, abrió un patio en el que los clientes pueden envolverse en ponchos de alpaca y beber chocolate caliente con un chorrito de ron. La terraza de The Boundary Restaurant, sobre un almacén victoriano remodelado, en 2-4 Boundary Street, Shoreditch, tiene una pérgola impermeable, una parra, un huerto y olivos de doscientos años. Pero el lugar más creativo para pasar el invierno al aire libre es el Leather Bottle Pub, que queda al sudoeste de Londres pasando Wimbledon, en 538 Garratt Lane, Earlsfield. Este bar está transformando sus casetas “de playa” veraniegas en cabañas de esquí, con calefactores y botellas de agua caliente, y también tiene una pista de hielo.

A Londres le encantan las artes escénicas, pero no necesariamente en una sala de teatro tradicional: los espectáculos de inmersión y las obras interactivas en sitios no convencionales son la última moda. Punchdrunk es la compañía más reconocida en el ambiente, y su último espectáculo, “The Drowned Man: A Hollywood Fable” es su producción más ambiciosa hasta la fecha. Como escenario usan cuatro pisos de un edificio secreto en el centro de Londres que emula los estudios Temple, un monumento en decadencia de la época de oro de Hollywood. En el boleto de entrada aclaran que es indispensable llevar calzado cómodo. Y ahora hay una tendencia que une el arte con la gastronomía. La artista Tracey Emin anunció una colaboración con el restaurante Mayfair, 34 en South Audley Street, que exhibirá, de manera permanente, una selección de doce de sus obras: una galería de arte siempre renovadora en la que, además, puede comer budín.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express