Ya sea que uses un atuendo extravagante o que bailes hasta el amanecer, inicia el año como quieres continuarlo, con nuestra selección de las más emocionantes maneras de ver llegar el 2016.

Roma, Italia

Roma Italia

¿Planeas recibir el Año Nuevo en la capital italiana? Simplemente asegúrate de empacar ropa interior roja. Los italianos supersticiosos creen que usar lencería atrevida el 31 de diciembre trae buena suerte, mientras que disfrutar una cena de cotechino con lenticchie (patas de cerdo con lentejas) promete prosperidad para todo el año siguiente. Las celebraciones de Año Nuevo aquí son una explosión de canciones, bailes y fuegos artificiales, con las reuniones más grandes en el Coliseo, el Foro, la Plaza de España y la Plaza de San Pedro, lo que hace al Hotel Art junto a la Plaza de España una base cómoda.  Trata de guardar algo de energía para el día siguiente, ya que los espectáculos circenses y el entretenimiento familiar atraen a multitudes a la Piazza del Popolo, pero asegúrate que no todo sea diversión y juegos; de acuerdo con la tradición romana, es importante que trabajes parte del día para asegurar una buena época futura.

Sídney, Australia

Sdney Australia

Se transmiten fuegos artificiales con motivo del Fin de Año de todas partes del mundo, pero los más vistos, sin duda, son los de Sídney. Más de 1.6 millones de personas se reúnen alrededor del puerto para ver la magnífica pirotecnia, que se sincroniza con música y con un tema diferente cada año. Algunos espectadores llegan con 12 horas de antelación para asegurar su lugar, así que necesitas planear con tiempo pero, ciertamente, vale la pena por el calibre del espectáculo; la app Sydney NYE Telstra sugiere buenos lugares mientras te mantiene al tanto respecto a las multitudes. El transporte público es bueno en el Fin de Año, pero de todas formas vale la pena conseguir un hotel cerca del puerto, tal como el Sir Stamford at Circular Quay. Decide de inmediato, ya que los lugares se acaban rápido.

Edimburgo, Escocia

Edimburgo Escocia

Con lanzallamas atrevidos, procesiones con antorchas y natación patrocinada en vestidos elegantes, las celebraciones de Hogmanay (que duran tres días) en la capital de Escocia deberían estar en la lista de todo el mundo de lo que debemos hacer antes de morir. El 30 de diciembre, los participantes se visten como vikingos de Shetland y realizan una procesión con antorchas, desde Royal Mile hasta Carlton Hill. La diversión continúa el día siguiente con el gran Concierto en los Jardines y fuegos artificiales que iluminan el castillo de Edimburgo. Finalmente, el día de Año Nuevo, las personas valientes participan en el Loony Dook y toman un chapuzón en el río Forth para recaudar dinero para obras de caridad, antes de desfilar por las calles en vestidos elegantes, lo cual es un gran deporte para los espectadores. Para estar en medio de la acción, hospédate en el hotel The Caledonian en Princes Street, y reserva con tiempo; los boletos para la mayor parte de los eventos se venden muy rápido.

Río de Janeiro, Brasil

Ro de Janeiro Brasil

La vida de Río gira alrededor del sol, el mar y la arena. Así que no debe sorprender que en Fin de Año dos millones de celebrantes se reúnan en la playa de Copacabana para beber caipiriñas y bailar samba hasta las primeras horas del día, y hay balsas que, desde el mar, lanzan ráfagas de fuegos artificiales a la medianoche. El código tradicional de la vestimenta es el color blanco, y muchas personas llevan también flores blancas para lanzarlas al mar como parte de un ritual afrobrasileño en honor de Yemanja, la Diosa del Mar. Para tener acceso fácil a la acción, y un lugar exquisito para recuperarte, busca la comodidad del hotel de playa Belmond Copacabana Palace.

Madrid, España

Madrid Espaa

De acuerdo con la leyenda madrileña, cualquier persona que, al celebrar el Año Nuevo, pueda comerse una docena de uvas cuando el reloj marque las 12 y pedir un deseo con cada una, tendrá buena suerte en las 52 semanas siguientes, aunque algunos sugieren que el ritual inició en 1895, cuando unos granjeros necesitaban vender un excedente de fruta. Afortunadamente, hay muchas fiestas en la capital española que no involucran ingerir frutas. Las multitudes portan vestuarios de extravagante elegancia y se reúnen en la Plaza de la Puerta del Sol para lanzar confeti y serpentinas bajo los imponentes edificios del siglo XVIII. El sonido de los corchos, las multitudes que vitorean y los cláxones de los autos siguen hasta las primeras horas de la mañana, y hay churros y chocolate caliente para absorber los excesos de la noche. El transporte público por lo general se suspende durante algunas horas y es posible que sea difícil encontrar un taxi, así que vale la pena hospedarse en un hotel cercano, como el NH Collection Madrid Palacio de Tepa.

¿Ya elegiste tu lugar para celebrar? Vuelos, cámara, acción, entonces, haz clic y ‘reserva tu viaje’ ahora

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express