Aprender un nuevo idioma puede muchas veces ser una tarea frustrante y complicada. La editora especializada en viajes Tanya Parker tuvo su primera experiencia de viaje de inmersión, rebosante de lecciones difíciles de aprender, y regresó a casa con más de un truco sobre cómo aprovechar al máximo las nuevas aventuras culturales.

Estudio y tropiezos en el extranjero

Exploring Toledo Spain

Había estudiado el idioma español durante ocho años cuando me inscribí en una experiencia de estudios universitarios en el extranjero en Toledo, España (imagen principal). Yo no sabía nada sobre Toledo además de lo que encontré en Google, pero pensé que sería la oportunidad perfecta para pulir mi español. Yo estaba entre los más jóvenes del grupo (y me enorgullecía de ello), y había obtenido poco antes mi primer pasaporte especialmente para este viaje. Estaba lista.

Se nos asignaron familias anfitrionas con las que viviríamos durante nuestra estadía de tres meses, lo cual se planeó como una oportunidad para que aprovecháramos totalmente la experiencia.

En cuanto conocí a mi familia anfitriona mis “conocimientos” del español parecieron fallarme de inmediato. Simplemente no podía entender a mi mamá anfitriona. No nos habían enseñado dialectos regionales ni términos coloquiales, ni tampoco (y esto era muy importante) que el español que aprendí en la escuela era español mexicano y no español de España. “Carro” era ahora “coche” y yo estaba tratando de mantenerme al día, y sentía como que me había convertido en la peor hispanoparlante de un día para otro. Mi mamá anfitriona me hablaba con mímica, y me encontré dependiendo de mis compañeros de clase que sabían más español que yo; rápidamente entré en un estado de choque cultural que me hacía extrañar el inglés más que ninguna otra cosa. Pasé mis primeras noches lloriqueando, preguntándome si había cometido un gran error.

El momento decisivo

Plaza de Zocodover Toledo Spain

Las clases universitarias que estaba tomando en el extranjero también eran en español. A mi cerebro le tomó solamente unas cuantas semanas para darse cuenta de que no tenía más opción que aprender el idioma lo más pronto posible. Estaba totalmente inmersa en el español en todo momento, y la mejor manera de disfrutar de la oportunidad era dedicarme totalmente a aprender el idioma. Encontré que mis habilidades de escritura y lectura eran aceptables, así que lo tomé como una victoria y me enfoqué en mis habilidades de comunicación. Mi español hablado se puso al día después de algunas clases difíciles, y después de algún tiempo, incluso aprendí a entender a mi mamá anfitriona.

Mis compañeros de clase y yo hacíamos excursiones frecuentes fuera de Toledo para adentrarnos en las ciudades españolas que la rodean, y aprendimos más sobre la historia y la cultura local. Nuestro guía en la excursión hablaba también solamente español, otra oportunidad para continuar aprendiendo en forma activa. La universidad organizó reuniones para practicar conversación en horas no hábiles con el objeto que los residentes mejoraran su inglés mientras nos ayudaban a mejorar nuestro español. En cada momento, se nos presentaron más y más oportunidades de mejorar y aprovechar al máximo nuestra experiencia de estudios en el extranjero. Me sentía tan segura al final de mi estadía de 3 meses que fui a un salón de belleza español y les pedí que me cortaran mi hermoso cabello largo. ¡Después de todo, yo era ya una nueva mujer!

Lo que aprendí

Ohio University study abroad programme 2011
Foto: Emilia Alonso Sameño

Las experiencias de inmersión en el idioma son, según algunos, la mejor manera de dominar un idioma extranjero puesto que no te dejan otra opción que aprenderlo rápidamente. Pero creo que hay más que solamente zambullirte en un lugar en el que no se habla inglés y esperar que todo salga bien.

Consejos y trucos para aprender rápidamente

1) Sé paciente contigo mismo y mantén la mente abierta. Mi primer error fue asumir que ya era una experta en español antes de probarlo hablando en una situación de la vida real. A menos que hayas crecido hablando muchos idiomas, es probable que necesites tiempo para hacer ajustes y comprender cómo son las cosas. Y lo más importante es aceptar que cometerás errores.

2) Lleva contigo herramientas de idiomas de formato de bolsillo (ya sea un diccionario o una aplicación de teléfono inteligente); no hay por qué sentir pena por eso. Google Translate tiene incluso una función en donde puedes sostener tu cámara frente a una palabra desconocida para obtener una traducción instantánea.

3) Aprovecha cualquier oportunidad para practicar el idioma. Habla con el “barista” local en la cafetería, escucha las estaciones locales de radio, descarga aplicaciones de práctica o únete a una excursión en grupo en el idioma que estés aprendiendo.

4) Fija metas realistas. Planea hablar con tres personas de la localidad, trata de leer un artículo de noticias en el nuevo idioma cada día, intenta usar el transporte público sin ayuda; todo eso puede lograrse y mejorará tu comunicación mientras incrementa el valor de tu viaje.

5) Haz preguntas. Si no entiendes lo que alguien te dijo, pídele que te lo repita o simplemente dile que no entiendes. Encontrarás que la mayoría de las personas estará dispuesta a ayudarte.

6) ¡Diviértete! Ya sea que hayas optado por sumergirte totalmente o solamente quieras tocar un poco el agua, no dejes de pasártela bien. Tendrás una experiencia fabulosa de todas formas, pero comprender el idioma y la cultura llevará tu experiencia a un nuevo nivel. ¡Buen viaje!

¿Listo para una aventura de inmersión en el idioma? Busca la disponibilidad para tus fechas y reserva tu viaje – ¡la aventura espera!

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express