Liesl Schillinger, nacida en Illinois, quedó hechizada por primera vez con Nueva York cuando su familia viajó a Broadway para ver el musical Annie. Escribe para el periódico New York Times, la revista New Yorker y la revista Vogue, y su nuevo libro, “Wordbirds: An Irreverent Lexicon for the 21st Century”, ha sido publicado por Simon & Schuster

La ciudad de Nueva York nunca antes ha sido tan interactiva y amable. Bajo el mandato de más de una década del último alcalde, Michael Bloomberg, Manhattan ha adquirido algunos de los atractivos de las ciudades europeas que convocan multitudes. Encontrará mesas en el exterior de los cafés en las nuevas zonas peatonales de Columbus Circle, Times Square, el distrito Flatiron, el distrito Meatpacking, Union Square y en otros lugares. Los festivales gastronómicos (algunos ofrecen también vino caliente especiado y cerveza) y los mercados de productos ecológicos brotan como hongos en estos nuevos lugares de reunión y, para trasladarse entre ellos o ir a otros sitios, puedes acercarte hasta una de las estaciones de alquiler de bicicletas Citi Bike que ahora están en el borde de las aceras y alquilar una. Recorrer Manhattan en dos ruedas te permite cruzar la ciudad mucho más rápido que en autobús o en auto. O si no, para una experiencia más enriquecedora y relajada, puede pedalear despreocupadamente, serpenteando entre vecindarios de callecitas estrechas y pasajes adoquinados (Manhattan tiene de esos, también), que son difíciles de recorrer en taxi y muy cansadores para atravesarlos a pie.

No dejes de hacer las paradas tradicionales, visitar Broadway; el Top of the Rock; Carnegie Hall; Central Park y los museos (no te pierdas la señorial Frick Collection). Como beneficio extra, encontrará que en dos ruedas puede descubrir el efecto tridimensional de la animada vida cotidiana de la ciudad. En su corcel de acero puede pasar por las boutiques, librerías-café y taquerías de Nolita y el West Village; visitar queserías artesanales en Gramercy Park y el SoHo; probar los bares escondidos de cerveza amarga y bares de tragos en los alrededores de Union Square y en el East Village; y aprovechar las nuevas confiterías, tiendas de discos de vinilo, sombrererías, bares de jugos y galerías de arte, muchos de ellos con Wi-Fi gratis.

Quizás le den ganas de estacionar su bicicleta y ponerse los patines. Hay tres pistas de hielo nuevas en la ciudad: una junto al World Financial Center, desde la que puedes apreciar el puerto y la Estatua de la Libertad mientras patinas; otra está en el jardín de la gran Biblioteca Pública de Nueva York, que queda en el parque Bryant en el centro (el parque también tiene un carrusel y un pabellón gastronómico al aire libre); y también hay una debajo de la High Line, en el exterior del Standard Hotel en el distrito Meatpacking.

Foto de Getty Images

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express