La comida se ha vuelto una parte tan relevante de los viajes como el bronceado, pero muchos lugares para cenar son, por sí mismos, razón suficiente para cruzar continentes. Presentamos cinco restaurantes mundialmente famosos que deberías anotar en tu lista de cosas por hacer antes de morir

Central, Lima, Perú

La gastronomía sudamericana ha explotado en los años recientes y, a la cabeza de esta tendencia, está el joven chef experimental Virgilio Martínez Véliz. El nativo de Perú tiene un restaurante con estrellas Michelin en Londres, pero su establecimiento insignia es el genial y elegante Central en Lima, que tuvo el ascenso más grande en la Lista de los 50 mejores restaurantes del mundo de 2014. Junto con su esposa, la chef ejecutiva Pía León, Virgilio ha creado un menú de degustación que abarca las diferentes alturas del Perú, con alimentos e ingredientes obtenidos desde el océano hasta las alturas de los Andes. Inicie su comida con un coctel agrio de Pisco, con una infusión de hojas de té de coca, y siga con el menú de degustación Mater Elevations de 17 platillos, una aventura de texturas, sabores y combinaciones silvestres.

Maaemo, Oslo, Noruega

Cualquiera que cene en este restaurante con dos estrellas Michelin en la capital de Noruega debería dedicarle bastante tiempo. Mucho más que una comida, el menú de degustación estacional es un espectáculo teatral, donde ciertos platillos parecen más un experimento de química que su platillo típico. Con vegetales orgánicos y biodinámicos, Maaemo intenta ofrecer un recorrido a través del paisaje noruego en donde, incluso los materiales de servicio, como las charolas para pan formadas de antiguas piedras de molino, tienen significado local. Un platillo destacable es el langostino sobre una cama de ramas de abetos, recolectados de los bosques cercanos. Llegar a la mesa en una nube de nitrógeno líquido, hace que toda la habitación huela a Navidad. Aunque tiene una decoración minimalista, esa sencillez no se extiende a la comida.

The Fat Duck, Bray, Reino Unido

Habiendo recibido por lo menos tres estrellas Michelin, Fat Duck de Heston Blumenthal ofrece una “experiencia” gastronómica que no tiene rival. Te tomará por lo menos cuatro horas y media recorrer el menú de degustación (el vino es adicional) y contiene una mezcla sublime de momentos de locura (helado de tocino y huevo “cocinado” frente a ti en tu mesa), genialidad (aperitivos escalfados en nitro, que parecen explotar y fundirse simultáneamente en la boca) y satisfacción pura (piensa en delicias que puedes escoger para llevarte a casa).

Noma, Copenhague, Dinamarca

Después de más de una década en la que asombró al mundo con platillos de alta calidad y nada caprichosos, en los que la atención al detalle es primordial, René Redzepi sigue en su apogeo, habiendo recuperado el primer lugar en los premios de Los 50 mejores restaurantes del mundo. Sirviendo solamente alimentos de la tierra y el mar, intenta conectar a las personas con el ambiente nórdico, y este enfoque simple y, a la vez, impactante ha sido un éxito con los comensales: un camarón vivo cubierto de hormigas, por ejemplo, causó un revuelo especial en el espacio temporal de Noma en Tokio en el 2015. Ubicado en una bodega de apariencia austera al lado de los muelles, la decoración refleja el enfoque directo hacia la comida de Redzepi; un enfoque que le ha hecho ganar a Noma dos estrellas Michelin. Los comensales empiezan con diez refrigerios como leche caramelizada e hígado de rape, y siguen con diez platillos más, en donde productos como rábanos y levaduras proveen unos acentos sorprendentes.

The Sugar Club, Auckland, Nueva Zelanda

Este emblemático restaurante abrió por vez primera en Wellington hace casi 30 años, antes de reubicarse al otro lado del mundo en Londres. Ahora, Peter Gordon ha regresado a casa y se ha establecido en el piso 53 de la Sky Tower de Auckland. Con destellos de accesorios de bronce, el espacio con luz tenue sigue el tema Art Deco, con comensales elegantes pero casuales que proveen un zumbido constante de conversaciones animadas. Los platillos pequeños al estilo de tapas se enfocan en ingredientes obtenidos localmente (tales como cordero, vieiras y nueces de macadamia), pero el menú está muy influenciado por la cocina internacional, especialmente la de Asia. Con una pared de ventanas que rodean el espacio circular, todos pueden disfrutar un deslumbrante panorama de la ciudad.

Para obtener más información sobre las mejores experiencias culinarias del mundo, ve las elecciones de nuestros expertos sobre los mejores restaurantes locales y, luego, explora las ofertas exclusivas de los restaurantes a través del programa Taste de American Express.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express