Heather Mallick es una autora y profesora universitaria canadiense, y es columnista del Toronto Star.

Vine a Toronto cuando era adolescente desde Kapuskasing, bien al norte de Canadá, y nunca más me fui. De alguna extraña manera, Toronto y yo ahora estamos casados. El escándalo de nuestro desastroso alcalde, Rob Ford, puede ser doloroso, pero Toronto y yo seguimos juntos, y no solamente para mantener las apariencias.

Visitar esta hermosa ciudad multicultural en pleno invierno es una oportunidad para que Toronto haga lo que mejor sabe hacer: venderle un abrigo de invierno. (Que tenga suerte si quiere encontrar uno en Oslo. Yo lo intenté). El abrigo en Toronto es algo así como una medalla de honor y lo lucimos con orgullo. Puede que nieve fuerte o que no nieve en absoluto, pero entonces soplará un viento helado y tendrá frío. Vaya a Holt Renfrew y compre un abrigo canadiense de pluma de ganso, la única parka atractiva que se ha fabricado. Un poco más al oeste, encontrará el local principal de Roots, con botas realmente buenas (yo tengo las cortas, las de medio largo, las largas, todas con buena adherencia para caminar en aceras heladas) y muchos accesorios para combatir el frío, como cubiertas tejidas para teteras y cosas así.

El Museo Real de Ontario está un poco más al oeste. Solíamos visitarlo cuando era niña, y aún hoy me enloquece el lugar, que está lleno de rarezas. Margaret Atwood escribió una novela, Life Before Man, acerca de este museo y las desventuras románticas de sus empleados. Atwood quien, junto con Alice Munro, está entre nuestras mejores escritoras, capturó el lugar de manera brillante, con sus dinosaurios, esculturas de esteatita, vitrinas de insectos, vestidos y joyas retorcidas y disparatadas. Si lo que buscas es moda y estilo, ve al sur (una máxima que en mi opinión se aplica en todo el planeta), hasta Queen Street y King Street. Encontrarás una tienda departamental muy buena Hudson’s Bay (más abrigos), y calles enteras de restaurantes y tiendas en cualquier dirección, desde la Pequeña India en el noreste y el Barrio Chino en el oeste, hasta propuestas internacionales de primer nivel en el sur.

Y dejé lo mejor para el final: la Galería de Arte de Ontario, un edificio enorme cerca del Barrio Chino que está lleno de arte canadiense del siglo diecinueve, desde pinturas de Cornelius Krieghoff de escenas nevadas, hasta obras del sombrío Grupo de los Siete. El edificio, recientemente remodelado por Frank Gehry, lleva en el frente una estructura que, básicamente, representa un pez gigante de madera. Me pasé la niñez pescando desde una lancha: conozco de peces. Canadá tiene una larga tradición en esto de “cortar la leña y acarrear el agua”, y la Galería de Arte de Ontario no reniega de ello.

Toronto es una ciudad canadiense del sur, con una intensa añoranza del norte. Quizás solo esté sondeando en mi propia alma, pero realmente me encantan los buenos inviernos.

Foto por cortesía del Museo Real de Ontario

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express