Cuando Catherine Shaw, la experta en arquitectura y diseño se mudó a Hong Kong después de diez años en Tokio, que es una ciudad obsesionada por el diseño, encontró una ciudad con una nueva pasión por todas las cosas creativas

Cada nuevo día, una nueva inauguración. La ola de aperturas de nuevos restaurantes, bares y hoteles en Hong Kong está causando estragos en mi dieta, al obligarme a beber tragos y probar menús (como parte de mi investigación), en mi búsqueda de cualquier cosa que destaque por su bello diseño.

Recientemente ha habido un gran número de competidores en creatividad que me han llamado la atención, incluido el nuevo Ham & Sherry, un restaurante pequeñito y peculiar sobre Ship Street, diseñado por Neri & Hu y decorado con mosaicos catalanes azules y blancos de estilo contemporáneo, piernas de jamón ibérico y una fabulosa carta de vinos de Jerez (y no hay ninguna abuela a la vista). Además, hay un “bar secreto” en la parte trasera (no vayan a decir que les conté…)

También me llamaron mucho la atención los creativos interiores del diseñador local Joyce Wang, en Mott 32; aunque la versión moderna de la cocina rústica china. a cargo del chef Fung, con su estilo “de la granja a la mesa” (el clásico pato pequinés hay que pedirlo con 24 horas de antelación) y los innovadores cocteles con ingredientes chinos, como la miel de osmanthus y la cereza de goji demostraron, por su parte, ser muy capaces de llamar mi atención. A su vez, me fue muy difícil resistirme a las especialidades nativas que prepara el chef australiano David Laris en The Bellbrook, incluida la perca gigante cocida en cayeputi aborigen.

Mientras tanto, la moda y el arte se han combinado, de manera experta, en el recién inaugurado Museo Liang Yi, ubicado en un edificio de los años sesenta, restaurado con elegancia, en Hollywood Road 400. La exposición inaugural del museo incluye codiciadísimos bolsos de mano, adornados con piedras preciosas, fabricados entre finales de los años 1880 y de los años 1960 por casas como Cartier, Boucheron y Van Cleef & Arpels.

La cultura incluso llegó a filtrarse en las tiendas departamentales más convencionales, con la colección “Hecho en China” de Lane Crawford, que agrupa a diseñadores jóvenes con sede en China, entre ellos Ms Min, Chictopia y Helen Lee.

Hasta en las calles menos concurridas de la ciudad están surgiendo tiendas de diseño. La tienda WOAW! de Gough Street es un completo hallazgo, gracias a sus originales versiones de accesorios, como la Ostrich Pillow de Kawamura-Ganjavian (una mezcla entre almohada y pasamontañas) hasta los atrevidos artículos de papelería de Terrapin. Muy cerca, el recién inaugurado PMQ es un punto de encuentro maravillosamente creativo para diseñadores, artistas emprendedores y otros creadores, con una variada oferta de atractivas galerías de arte, tiendas, bares y restaurantes distribuidos en un conjunto de edificios restaurados, siguiendo fielmente el estilo original  Y en el prometedor distrito de moda de Star Street, también vale la pena visitar Timothy Oulton, para encontrar interiores fabulosamente excéntricos, con columnas revestidas de libros y un caballo de papel maché de tamaño real en homenaje al Año Nuevo chino.

Ningún otro sitio, sin embargo, fusiona lo tradicional y lo vanguardista tan bien como el Peninsula Hotel. Hace poco celebró su 85 aniversario con una “refrescadita” de tinte tecnológico que no sacrificó ni un poco del glamour colonial que le caracteriza. Si no cree poder soportar las largas filas que se forman para disfrutar de su legendaria merienda, el hotel acaba de lanzar un precioso set de merienda “para llevar”, que incluye bizcochitos caseros, crema doble, mermelada de fresa y dos saquitos de té.

Yo llevaría este mini día de campo un par de cuadras al este para disfrutar de la nueva Innovation Tower de Zaha Hadid, una torre de fascinante fluidez que sirve de inspiración a los amantes del diseño urbano de cualquier lugar.

Foto de European Pressphoto Agency b.v./Alamy

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express