La francófila irredenta y bloguera de Lola is Beauty, Claire Oldman escribe sobre el festín sensorial que es una primavera en París

París a principios de primavera revive todos los sentidos después del letargo del invierno. Vuelven las mesas al aire libre en los cafés, rebosantes de parisinos, que reciben con entusiasmo los primeros rayos de sol. Los mercados se llenan de productos frescos de temporada, y las florerías están abarrotadas con un surtido deslumbrante de variedades primaverales. Una de las grandes bendiciones de París es que, si una actividad es placentera, es motivo más que suficiente para embarcarse en ella: ya sea dar una larga caminata en un día soleado, saborear los espárragos de temporada o descubrir un nuevo perfume.

En el restaurante Table, a la vuelta del mercado de alimentos Marché d’Aligre, se especializan en carnes, pescados y verduras de temporada de altísima calidad, obtenidos de los mejores productores de alimentos artesanales. Tan pronto como el clima lo permite, las ventanas del restaurante que dan a la calle arbolada se abren de par en par, y se convierte en el lugar perfecto para un día soleado primaveral. El dueño, crítico gastronómico y chef Bruno Verjus trata cada ingrediente con veneración para extraer al máximo sus mejores características: aquí es donde los trabajadores del rubro gastronómico vienen a comer en sus días libres.

La perfumería se eleva a la categoría de arte en París, con opciones para encontrar un nuevo aroma que van desde las tiendas multimarca hasta las que trabajan a petición del cliente. En Frederic Malle, los mejores perfumistas de la industria están dotados de total libertad para crear sus propias esencias para la casa. Cada uno de los veinte perfumes de la colección de Editions de Parfums tiene la personalidad distintiva de su creador y lleva su nombre: el de Olivia Giacobetti (En Passant) es un aroma primaveral sublime, descrito como “una nota simple, lila blanca, capturada en un instante, como una pausa al borde de un jardín en primavera”. Visita una de las tres tiendas parisinas de Malle para encontrar tu perfume favorito.

París es una de las mejores ciudades para caminar en cualquier momento del año, pero uno de los paseos más placenteros a lo largo de las riberas del Sena es el del Marché aux Fleurs, en la Ile de la Cité, que está abierto todos los días e incluye el mercado de aves los domingos. Después de apreciar la belleza de las flores primaverales que inundan el mercado y escuchar cantar a los pájaros, puede cruzar el río por el Pont au Change hasta el Quai de la Megisserie, un muelle lleno de viveros y floristas que exponen sus mercancías por todo el lugar, y en donde también encontrará tiendas de venta de mascotas. Absorba los colores y los olores, y sienta cómo esa huidiza sensación de “joie de vivre” regresa a usted.

Foto de Georgianna Lane/Garden Photo World/Corbis

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express