¡Ah, la delicia de descubrir una nueva ciudad! Los idiomas y los acentos bailan en nuestros tímpanos, las calles y callejones se vuelven lugares para expediciones interesantes, y hay aromas desconocidos que despiertan nuestros sentidos. ¿Por qué diluir esta experiencia de exploración apretujándose en un típico autobús de excursiones de “ya estuve ahí, ya hice eso”? Deshazte del mapa turístico e intenta algunas de estas formas alternativas de explorar destinos vacacionales para revivir tu sentido de la emoción.

Vancouver

Skyride

El clima estelar de Vancouver, el inmaculado paisaje natural y las comunidades prósperas lo colocan en las listas de “lo mejor del mundo” año tras año, y también ha logrado con todo derecho colocarse en los primeros puestos de las listas de lugares que no te puedes perder. Para tener una idea del denso escenario que bordea la ciudad, debes llegar de manera tranquila y a la antigua: por tren. Y no cualquier tren: entra a Vancouver con estilo en el Rocky Mountaineer (imagen principal).

El Rocky Mountaineer atraviesa el noroeste del Pacífico, Columbia Británica y Alberta, y conecta a los pasajeros con las más importantes ciudades y poblaciones de cada región. Durante el trayecto a Vancouver, los pasajeros del Rocky Mountaineer se internan en los bosques, ríos y cadenas montañosas circundantes; muchas veces puedes echar un vistazo a los osos, a los alces y a otra vida silvestre del lugar. Luego Vancouver se revela a sí misma, en el contraste del terreno con sus rascacielos de vidrio y metal.

Después de llegar a nivel del piso, puedes admirar Vancouver a vuelo de pájaro desde el teleférico Skyride de Grouse Mountain, a 15 minutos en auto desde el centro de la ciudad (foto de arriba). Siendo el sistema de teleférico más grande de Norteamérica, el Skyride asciende 853 metros (2800 pies) y ofrece vistas de 360 grados tanto del paisaje natural como del urbano. Durante los meses de verano, Skyride Surfing Adventures brinda a los viajeros intrépidos la oportunidad de dar un paseo al aire libre sobre uno de los vagones del teleférico mientras asciende hasta la cima. Un guía acompaña a los huéspedes en la plataforma para señalarles los lugares emblemáticos locales y los tesoros de la naturaleza. Si surfear por el cielo es demasiada aventura para ti, el The Eye of the Wind viewPOD, una plataforma de 360 grados rodeada de cristal que se ubica a 57 metros (187 pies) de altura sobre una turbina de viento funcional, es una opción igualmente espectacular.

Miami

Cycle Party Miami

Miami y Miami Beach pueden ser lugares de playas para mostrar el “derrière” y de vida nocturna incansable, pero también son la sede de una prolífica escena artística que se merece el aplauso mundial. Justo sobre las calzadas de la playa y al norte de Downtown Miami está el Wynwood Arts District, una antigua central de bodegas que fue reinventada como la meca de los murales en el exterior. Mientras que es común ver a los turistas mirando desde los autobuses de dos niveles o llenando las aceras, hay otra manera de disfrutar estas vibrantes demostraciones de una manera muy exclusiva: à la Cycle Party.

Cycle Party es una flota de bicicletas de gran tamaño en las que montan múltiples ciclistas que pedalean diligentemente para hacer que se mueva el vehículo (foto de arriba). Un “conductor” y guía de la excursión dirige el manubrio, y navega por las calles mientras narra los antecedentes del vecindario y la historia de sus escenarios artísticos y murales. Admira las oleadas de color de piso a techo que decoran todo el exterior de los estudios de arte; una multitud de instalaciones de arte en exteriores, y en general una vibración de moda y creatividad como en ningún otro lugar.

La ruta de Wynwood de la Cycle Party opera siete días a la semana, dos veces al día, y los visitantes pueden optar por compras de un solo asiento o viajes de grupos privados. Además de la oportunidad de conocer Miami desde una nueva perspectiva, el extravagante recorrido de Wynwood incluye también una parada técnica para tomar un pastelillo, café o cerveza, y un almuerzo ligero. De esta manera, los visitantes pueden sentir por sí mismos la vibración vital que hace famosa a Miami, durante paradas en los lugares de moda locales, y tienen además la oportunidad de experimentar un poco de arte y cultura en el recorrido.

Melbourne

Melbourne

Como la segunda ciudad más grande de Australia, Melbourne atrae todo tipo de viajeros: desde los que quieren ir de bar en bar y los visitantes de las playas hasta compradores y devotos de los mercados. Los turistas y los residentes con frecuencia viajan en tranvía, yendo y viniendo de las playas bulliciosas en el suburbio St Kilda o subiendo y bajando por el icónico río Yarra. Aun así, para tener una vista sin paralelo de la ciudad, haz acopio de tu entusiasmo y vete hacia arriba… muy arriba… hasta el cielo, en un globo aerostático, para tener una experiencia de Melbourne realmente única (foto de arriba).

Melbourne es una de las pocas ciudades importantes del mundo que permite que globos aerostáticos sobrevuelen el área metropolitana. Desde la perspectiva de una canasta flotante, los pasajeros tienen una rara oportunidad de disfrutar vistas de 360 grados de la capital de Victoria. Busca los lugares emblemáticos como Port Phillip Bay y la Eureka Tower, y saluda a los viajeros que exploran Melbourne a pie allá abajo.

Muchos operadores de excursiones salen muy temprano en la mañana para ver la ciudad cuando amanece, mientras que otros pueden ofrecer opciones privadas y personalizables, y ofrecen también recogerte en tu hotel. Si optas por un ascenso al amanecer, considera agregar un poco de vino espumoso para llevar el trayecto escénico a un nivel de lujo. En promedio, un vuelo en globo en Melbourne dura aproximadamente una hora, así que cuando desembarques tendrás todavía todo el día para explorar las partes de Melbourne que capturaron tu atención desde el cielo.

Múnich

Eisbachwelle

Cuando los viajeros sueñan despiertos con unas vacaciones de surf, es probable que vengan a su mente destinos como Costa Rica, Hawái o Puerto Rico. Sin embargo, borra todo lo que creías saber sobre lugares geniales para hacer surf, toma tu tabla de surf y reserva tu viaje a Alemania para tener una experiencia diferente y que nunca imaginaste. Múnich, una ciudad del interior que está a muchas horas de la costa, ha realmente desarrollado un grupo de seguidores de surf en río que vale la pena tomar en cuenta.

Si necesitas verlo para creerlo, dirígete al río Eisbach, que fluye a través de una parte del Englischer Garten (Jardín inglés), uno de los parques urbanos más grandes del mundo. El río Eisbach tiene un rápido artificial, conocido como la Eisbachwelle, cerca de uno de los puentes del parque, en donde el agua que se mueve a alta velocidad ha creado la ola perfecta para los surfeadores profesionales (foto de arriba). El surf en la Eisbachwelle no es algo que se recomiende para principiantes (puesto que el río es angosto y rocoso), así que aquí encontrarás a surfeadores expertos con un conjunto de habilidades agudizadas. Docenas de participantes experimentados vestidos con trajes húmedos esperan en la ribera del río la oportunidad de participar. Si no sabes mucho de surf, no te preocupes: es igualmente emocionante observarlo. Toma tu cámara y lo necesario para un día de campo, disfruta de la emoción y luego, al terminar, dedícate a explorar el espacioso parque.

A aproximadamente 8 kilómetros (5 millas) al suroeste del lugar de surf de Eisbach está el canal Floßlände, que es más ancho que el Eisbach y donde el agua fluye más suavemente. Aquellos que son suficientemente valientes para intentar el surf en río deberían empezar en el Floßlände, aunque las condiciones aquí son mejores y, por tanto, hay más actividad durante los meses del verano.

Si estás listo para conocer tus ciudades favoritas a un nuevo nivel, busca tus fechas y estarás en camino antes de lo que imaginas.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express