Con maravillosos hoteles y espléndida cultura por explorar en su propia ciudad natal, nuestra residente de Londres decide olvidarse de las playas exóticas para tener unas perfectas vacaciones en su ciudad.

Lo que a todos nos gusta al viajar es la oportunidad de salir de la rutina diaria y descubrir nuevos paisajes, nuevos sonidos y (lo que para mí es lo más importante) nuevos sabores. Pero, de seguro, algunas veces le gustaría evadir las molestias de la seguridad en el aeropuerto y tener que decantar todos sus productos de belleza en botellas pequeñitas. No es sorprendente que los viajeros más conocedores estén optando por quedarse en su propia ciudad y vacacionar ahí.

No es solamente la conveniencia lo que hace tan atractivo vacacionar en tu ciudad. Me di cuenta, con algo de pena, de lo poco que sé sobre mi área local cuando vino a quedarse una amiga de fuera de la ciudad y me di cuenta que no había visitado casi ninguno de los sitios importantes en los que ella estaba interesada. Es curioso cómo exploramos hasta el último rincón de un destino vacacional, pero no lo hacemos en el lugar que llamamos nuestra casa.

Es por eso que estoy planeando quedarme y disfrutar mi ciudad natal como lo haría un visitante en una semana de vacaciones. Pero, para asegurarme de que no termino simplemente mirando colecciones de videos vestida en mis pijamas, necesito hacer algo así como un plan. Aquí está…

Una manera de asegurar que se sienta como un verdadero tiempo de descanso es registrarme en un hotel: el hermoso hotel boutique por el que paso camino al trabajo y donde miro con envidia a los huéspedes mientras se toman un coctel. Hay algo deliciosamente atrevido respecto a la idea de quedarme en un hotel en mi propia ciudad y, mientras me envuelvo en las sábanas egipcias de algodón y pido algo al servicio a la habitación, me río ante la idea de mi recámara, vacía y desordenada, a corta distancia en taxi desde donde estoy.

Además de aprovechar las instalaciones del hotel para desayunar, los almuerzos lentos con café estarán en el primer lugar de mi agenda (la comida nunca está alejada de mi mente durante las vacaciones… realmente nunca lo está). Disfruto de un latte mientras miro pasar a la gente desde la (con suerte) soleada terraza de ese café al que normalmente entro y salgo rápido con un café para llevar cuando corro hacia el trabajo. Luego, utilizaré la energía que me dieron mis huevos Benedict en un chapuzón en la alberca, que estará vacía a esa hora del día.

Para desempeñar adecuadamente el papel de turista, tengo que sumergirme en la cultura, en los museos que he deseado visitar por años: no los obvios, sino los más pequeños y menos conocidos. Un amigo me habló hace años de un pequeño museo escondido al fondo de una calle lateral; el que no haya filas significa que habrá más tiempo para apreciarlo completamente.

Me gustaría ir también a un espectáculo teatral; es otra actividad cultural que me gusta, pero para la que casi nunca tengo tiempo. Muchos teatros tienen boletos baratos si se compran el mismo día (una de las ventajas de vacacionar en su ciudad es que usted puede ser espontáneo) y las matinés entre semana son una opción mucho mejor que las noches de viernes y sábado.

Después de tanto enriquecimiento cultural, ciertamente necesitaré dar un paseo. Hay muchos recorridos a pie o en bicicleta que lo llevan a parques y plazas escondidos y le muestran la historia, la arquitectura e incluso los mejores lugares para comer en el área; perfecto para saber a dónde llevar a mis amistades de fuera de la ciudad la próxima vez que me visiten.

Le pondré punto final a mi semana con una salida de compras, y quiero descubrir un nuevo vecindario mientras recibo mi dosis de terapia de tiendas. Me subiré a un autobús (la mejor manera de ver una ciudad), iré a ese mercado que nunca he visitado y buscaré ofertas entre las sinuosas calles que casi no conozco: perderse es la mitad de la diversión.

Espero que mis vacaciones en casa me ayuden a ver mi ciudad desde una nueva perspectiva y descubrir cosas que conservaré por mucho más que una semana. No dudo que el gusanillo de viajar me entrará de nuevo pero, por el momento, mi único rumbo es hacia casa.

¿Estás buscando un lugar de la localidad para hospedarte en tu vacación en tu ciudad? Busca tus fechas para encontrar grandes ofertas de hoteles en tu ciudad: haz clic ‘en reservar tu viaje’ ahora.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express