Sin importar que seas un amateur, un aficionado al Instagram, un profesional de la fotografía o estés todavía tratando de tomar algunas fotos aceptables de tus vacaciones en las que no salga tu pulgar, nunca sobra un buen consejo; especialmente si viene de un experto bien fogueado. Con esto en mente, nos lanzamos al camino con un fotógrafo de viajes ganador de premios, aprendiendo secretos del oficio sobre la marcha

reproducir

1) En lo que se refiere a equipo, menos es más

Quizá sea una declaración extraña viniendo de mí, dada la cantidad de equipo con la que yo viajo, pero si tú estás apenas empezando, creo que deberías limitar tus opciones. Un cuerpo de cámara y uno o dos lentes. Y ninguno de esos lentes debería ser un zoom. Eso te obligará a trabajar dentro de los confines de lo que esas herramientas te ofrecen y, de ese modo, tus fotos serán mejores. Te lo prometo.

2) PERO… trae respaldos

El equipo se descompone. Todo el tiempo. Asegúrate de tener equipo de respaldo. Y luego respaldos para los respaldos. Excepto cuando estás empezando y no tienes dinero; entonces cruza los dedos…

3) Tripiés, tripiés, tripiés

Yo uso los míos para tomas en interiores, para largas exposiciones al atardecer, para retratos de altísima definición y para todo lo demás. Puedes llevar uno muy pequeño que cabe en una bandolera. La mayor parte de las cámaras tienen una modalidad de “bloqueo del espejo” que deberías aprovechar al usar un tripié para una exposición larga; minimiza el golpe del espejo y, por lo tanto, las vibraciones de tu toma. También soy un gran aficionado a las placas de base Really Right Stuff (RRS), de manera que mis cámaras no se mueven ni un milímetro una vez que las coloco en el tripié.

4) Cuando no hablas el idioma

4 Cuando no hablas el idioma

Muchas sonrisas y gesticulaciones excesivas ayudan a completar el trabajo.

5) Planea

Para ser un gran fotógrafo de viajes, necesitas ser capaz de hacer ambas cosas bien: viajar bien y fotografiar bien. Casi todo el trabajo de una buena fotografía de viaje se hace con antelación; no es bueno viajar a un nuevo lugar si eres un desastre cuando llegues ahí. Toda la logística: en dónde te hospedarás, en dónde harás las tomas, cuándo harás las tomas, información de contacto… todo se organiza mucho antes de la sesión de tomas.

6) Si estás tomando fotos de comida

La luz natural es tu mejor amigo. En 95 % de todas las fotos de comida que hago, coloco un platillo junto a la ventana; puedes llevar un reflector pequeño (o incluso una caja de luz para joyería) para uniformar la luz. Para mi estética, los reflejos y los destellos especulares son el enemigo, así que trato de difuminar la luz de manera que sea sumamente suave para los alimentos. Nada es más desagradable en un platillo que la apariencia grasosa (aunque la mantequilla es deliciosa).

7) Toma paisajes urbanos después de la puesta de sol

He encontrado que algunos de los colores más intensos del cielo ocurren aproximadamente 15 minutos después del atardecer. Todavía tienes un azul intenso en el cielo, pero también los destellos de las luces de la ciudad. Naturalmente, esto depende de la latitud, la época del año y un millón de cosas más, pero no pienses que solamente porque el sol se fue deberías irte tú también. Quédate ahí un poco de tiempo y ve lo que ocurre.

8) Deja tiempo para la casualidad

8 Deja tiempo para la casualidad

En la mayor parte de las sesiones de fotos de viajes se me da una lista: tomas de una docena de lugares, platillos y personas diferentes durante un par de días. Y es importante hacer todas las tomas. Es igualmente importante tomarse un tiempo extra para poder hacer las tomas que no están en tu lista. Muchas veces esas son las mejores tomas.

9) Esfuérzate hasta el tope

Algunas de mis mejores tomas han ocurrido cuando he estado quejándome de lo difícil que es subir cuarenta tramos de escaleras para obtener un paisaje… levantarme a las dos de la madrugada para una toma del amanecer… acercarme a un desconocido de ropas raras para tomarle un retrato… o decidirme a cabalgar un reno durante tres días. Cuando escuchas la voz en tu mente que te dice: “probablemente es suficiente”, ignora esa voz y sigue adelante.

10) Cuídate en el camino

Yo como de forma muy, pero muy conservadora cuando estoy en sesión de fotos en lugares lejanos. Simplemente no puedo darme el lujo de enfermarme; así que, incluso si estoy haciendo tomas de una loca historia de comida en China, de ninguna manera voy a probar el platillo misterioso del vendedor callejero. ¿Arroz frito? Eso sí.

11) …y duerme

Para mí, el sueño es de importancia primordial; trato de asegurarme de descansar bien por la noche cuando estoy de sesión de fotos porque me vuelve más creativo, más paciente y en general menos intratable.

Y si quieres afilar esas habilidades fotográficas todavía más, ¿qué tal un curso intensivo, en el escenario real de Marruecos? O prueba alguna de estas otras espectaculares vacaciones para aprender habilidades

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express