Janice Leung Hayes nació y creció en Hong Kong, y ahora es escritora gastronómica, bloguera y fundadora de Island East Markets, el mayor mercadillo de productos agrícolas de la ciudad. Siga leyendo para conocer su experta opinión sobre el Año Nuevo Lunar.

En Hong Kong, que es China, pero no tanto, celebramos tanto Navidad como el Año Nuevo Lunar, un oportuno recordatorio de la historia de la ciudad. Eso quiere decir que, en enero, la ciudad está de un humor relajado y extremadamente festivo, con incluso más brillo y neón del habitual. De hecho, es uno de los mejores meses para visitarla. No necesitará envolverse en un abrigo de pluma como los nativos del lugar (acostumbrados a las temperaturas subtropicales), pero necesitará al menos un chal de diseñador para unirse al selecto público local a la hora del cóctel en la terraza del último piso del restaurante-bar SEVVA. Yo me pondría un vestido de inspiración china de la marca independiente Tangram (comprado en la atrevida tienda minorista Goods of Desire) antes de ir a la terraza de inspiración “art déco” de Duddell’s, una combinación de galería de arte, restaurante chino y bar que solo podría funcionar en esta ciudad. El último grito de la moda en Hong Kong son los cocteles con un enfoque gourmet, y Wyndham the 4th se sumó a la tendencia con el Wellington Goose, hecho con grasa de ganso asado procedente del restaurante Yung Kee.

Para acumular energía antes de salir de noche, ve al lugar gastronómico secreto y subterráneo The Boss para comer platillos cantoneses modernos, incluyendo camarones fritos en una masa dorada de avena y yema de huevo salada, así como costillas horneadas con salsa de ciruela. Para grupos pequeños, uno de mis escondites favoritos es Kusuya Rakuen, el relajado “izakaya” (bar japonés) que queda en 32 Cannon St, Causeway Bay, y al que voy a comer bocadillos okinawenses (brochetas de panceta asada y tofu casero de cacahuate).

El Año Nuevo Lunar cae entre finales de enero y febrero. Es una celebración que dura varios días, así que muchas tiendas cerrarán o abrirán menos horas, ya que todos (incluida yo) estaremos visitando familiares, comiendo budines de Año Nuevo e intercambiando lai see (sobres rojos con dinero dentro, un símbolo de buena fortuna). Explore los milenarios pueblitos rurales de murallas de piedra al norte de los Territorios Nuevos para conocer la cultura local: los expertos en excursiones a pie Little Adventures in Hong Kong pueden organizarlo. Si tiene suerte, puede ser que hasta lo inviten a jugar al mah jong.

Foto de Getty Images

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express