El escritor de moda y estilo, Bronwyn Cosgrave, nos escribe desde su ciudad natal acerca de las novedades que llegan a Bloor Street y a todos los puntos al oeste.

Allá por 1980, mientras crecía en Toronto, a Bloor Street se la conocía como la Mink Mile (calle de los abrigos de visón). El nombre aludía a la prenda de moda preferida por las mujeres de la alta sociedad que frecuentaban las exclusivas tiendas y elegantes restaurantes diseminados a lo largo de esta lujosa calle comercial, que aún hoy sigue siendo el equivalente canadiense de la Quinta Avenida.

Las tiendas locales emblemáticas de Bloor Street todavía son sitios de primera categoría. La exclusiva tienda departamental Holt Renfrew compite con Bergdorf Goodman; y Harry Rosen, un emporio de varios pisos que vende indumentaria masculina y que está a la par de Harrods con su selección de ropa fina. Mientras tanto, en David’s, una zapatería con aspecto de galería, los Manolos, Louboutins y Charlotte Olympias exhibidos harían desmayar a Sarah Jessica Parker.

Sin embargo, ahora estos favoritos de siempre se codean con algunos vecinos nuevos muy modernos y a la moda. Como he notado las últimas veces que visité mi ciudad natal, toda el área del centro de Toronto está atravesando algo parecido a un renacimiento y, como si eso fuera poco, ahora el Festival de Cine de Toronto es tan glamoroso a nivel mundial, que solo el de Cannes lo supera.

El auge de la construcción que está revitalizando el animado centro de Toronto incluye la reciente apertura del Four Seasons Hotel Toronto en Yorkville, el enclave de compras, situado justo al norte de Bloor Street. Con él, vino el primer restaurante canadiense de Daniel Boulud, el Café Boulud, y la sucursal del Four Seasons de la mejor “trattoria” de Toronto: Buca.

Comer en esta Buca probablemente sea más sencillo que conseguir una mesa en la Buca original, ubicada en King St. West, mucho más al centro. Allí, necesitará reservar con dos semanas de anticipación, como mínimo. La expansiva área céntrica de Toronto incorpora las calles que corren hacia el oeste, desde la señorial University Avenue, incluida la calle King West, la “zona de entretenimiento” de la ciudad, con teatros, restaurantes de moda y el estadio deportivo Rogers Centre.

Quienes gusten de pasear caminando, también encontrarán vecindarios algo más desaliñados a lo largo de las calles Queen, Dundas y College. Estas calles largas y estrechas se caracterizan por sus pintorescos edificios residenciales, peculiares galerías de arte, boutiques independientes y un panorama gastronómico nutrido por las comunidades étnicas que originariamente vivían allí (puede optar por comer comida china en Dundas Street West o buscar la Pequeña Italia de Toronto en College Street West).

Queen Street West, mientras tanto, ofrece un popurrí ecléctico de cocina internacional y guaridas alternativas, como The Drake Hotel (el equivalente torontoniano del Standard). También acoge algunas “patisseries” excepcionales, por ejemplo, Dufflet y Nadege.

Con la apertura del Bell Lightbox en 2010, el Festival de Cine de Toronto se puso al centro del mapa de los cinéfilos. La revista Film Journal International con toda razón clasifica este complejo multimedia de cinco pisos y 140 millones de dólares como “espectacular”. Aquí, hay cines de vanguardia, con una programación inteligente que incluye cine de arte, retrospectivas y estrenos. Hay dos galerías con exposiciones que revelan el arte de producir películas, y los consumados chefs Peter Oliver y Michael Bonacini están a cargo de los restaurantes a precio accesible del Lightbox: O&B Canteen y Luma.

El lanzamiento de este complejo multimedia minimalista generó una avalancha de inauguraciones de hoteles de cinco estrellas en las inmediaciones, incluida la Trump Tower, un nuevo Ritz Carlton y un nuevo Shangri-La, donde se encuentra Momufuku, el restaurante de comida fusión asiática de David Chang.

También coincidió con la remodelación de la tienda Hudson’s Bay Company, que un desarrollador estadounidense compró y restauró. La renovada boutique de esta venerable tienda departamental, The Room, ahora trae la moda de los grandes diseñadores, como Azzedine Alaia, así como de muchos diseñadores londinenses en ascenso, incluidos Christopher Kane, Erdem, Giles, Jonathan Saunders y Roksanda Ilincic. En el Eaton Centre también están por abrir las tiendas de departamentos estadounidenses Nordstrom y Saks Fifth Avenue.

Después de comprar en Bay’s Room, a menudo voy al Body Blitz Spa. Este spa exclusivo para mujeres promueve la “salud a través del agua”, con un circuito que combina la inmersión en piscinas con agua salada del mar Muerto, seguida de vigorizantes chapuzones en agua helada y relajantes visitas al sauna seco y húmedo. Como la mayoría de los sitios de primerísima categoría de Toronto, las instalaciones del Body Blitz están en condiciones inmaculadas, y el servicio es de nivel de experto.

Foto: mbbirdy/Vetta/Getty Images

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express