Como todo viajero experimentado sabe, los viajes largos pueden pasar factura a nuestros cuerpos y mentes. Viajar todo el día en avión, en auto o en tren nos obliga a estar sentados en un espacio reducido durante horas. Afortunadamente, la instructora de yoga reconocida en materia de bienestar, Charlotte Dodson, nos facilita una serie de consejos para implementar antes y después del viaje, a fin de que nuestro próximo viaje sea mucho más saludable.

Cómo usar la meditación durante el viaje

Cmo usar la meditacin durante el viaje

Viajar es una gran oportunidad para centrarnos en nuestra consciencia mediante la aplicación de un método de meditación activa que permite relajar el cuerpo y la mente. La meditación busca llevar tu atención a tus pensamientos, tu respiración, tu entorno y lo que siente tu cuerpo, de una manera relajada y tranquila. A continuación, te mostramos algunas técnicas que puedes probar.

  1. Pon atención: Mientras estés en camino de un lugar a otro, permite que tus pensamientos hagan una pausa. Concéntrate en tu respiración y absorbe todo lo que sucede a tu alrededor. Observa la forma en la que reaccionas a la situación sin analizarla y sin pensar demasiado.
  2. Simplemente respira: Al respirar lentamente y de manera consciente, inhalando por la nariz y exhalando por la boca, permites que tus nervios descansen y que tus sistemas fisiológicos se tomen un respiro de todo el ruido que da vuelta en tu cabeza todos los días. Una bolsita con aroma a lavanda también puede ayudar a relajar los sentidos y un caramelo de menta puede aliviar las tensiones internas.
  3. Concéntrate en una sola cosa a la vez: Tener un itinerario repleto de actividades planificadas previamente puede ser abrumador por todas las cosas que debes hacer simplemente porque aparecen en tu lista. Aunque está muy bien tener un plan para el día, tu atención debe estar puesta completamente en la actividad del momento. Recuerda hacer todo de manera pausada y relajada.

Aliméntate para seguir adelante

Alimntate para seguir adelante

Puede resultar algo difícil evitar las comidas poco saludables en situaciones normales, pero cuando estamos en un apuro entre un aeropuerto y otro, en un asiento de avión o esperando un vuelo, elegir comida saludable puede convertirse en un verdadero desafío.

Es recomendable preparar previamente algún snack para llevar en tu equipaje de mano. Intenta combinar frutas y frutos secos en bolsas con cierre hermético separadas: arándanos, almendras, pasas, nueces; las combinaciones son infinitas. Las frutas frescas, como los plátanos, las naranjas, las manzanas o las bayas, también son fuentes de energía importantes. Balancear los snacks de frutas con verduras es ideal. Corta y guarda zanahorias, apio y brócoli en pequeñas bolsas, y asegúrate de incluir un delicioso y saludable aderezo: las semillas de sésamo con jugo de limón y ajo son una excelente opción.

Mantente en movimiento

Mantente en movimiento

Las exigencias a las que sometemos nuestro cuerpo y mente en un viaje de larga distancia pueden resultar bastante incómodas. Si estás en un viaje largo, levántate y camina por los pasillos del avión cada dos horas para mantener la circulación y evitar coágulos. Bebe mucha agua: intenta beber entre uno y dos vasos de agua (alrededor de 300 ml) por hora durante el vuelo.

Una de las herramientas más importantes a tu alcance es el estiramiento. Intenta seguir este sencillo plan de estiramiento y ejercicios de relajación durante el viaje para ayudar a tu circulación.

Cada una hora:

  • Toma un vaso de agua
  • Estira los dedos de las manos y los pies
  • Inclínate hacia adelante sobre tus rodillas
  • Mueve la cabeza y los hombros en círculos
  • Masajea la palma de la mano, desde el pulgar hacia los dedos
  • Lleva los hombros hacia abajo y hacia atrás
  • Gira el torso suavemente
  • Coloca las palmas sobre tus ojos
  • Inhala profundamente con el estómago
  • Masajea los lóbulos de la oreja con los dedos

Cada dos horas:

  • Camina
  • Sacude brazos y piernas
  • Estira las piernas hacia adelante
  • Dobla los dedos de los pies y relájalos
  • Inclina la cabeza hacia adelante con suavidad
  • Encoge los hombros y suéltalos lentamente
  • Mueve la cabeza haciendo círculos
  • Masajea la cabeza con las puntas de los dedos
  • Siéntate derecho
  • Inhala profundamente un par de veces
  • Gira el torso para estirar la espalda
  • Deja caer el mentón, abre bien la boca como si estuvieras bostezando
  • Relaja los músculos de la cara
  • Tensa los glúteos un par de veces
  • Mójate la cara

Continúa el ejercicio después de aterrizar

Tan pronto como llegues a destino, es momento de relajarte, descansar y recuperarte. Para ayudar a tu cuerpo a acostumbrarse al cambio de zona horaria, ajusta el reloj inmediatamente. En lo posible, intenta hacer algún tipo de ejercicio al aire libre después de aterrizar.

Después de un vuelo, debemos extender la columna nuevamente, crear más espacio en nuestra cadera (se puede encoger al estar sentados en un espacio reducido), para combatir el jet lag y el cansancio general del viaje. Como una apasionada por el yoga y sus beneficios, creo que esta etapa del viaje es una gran oportunidad para intentar una serie de ejercicios basados en esta disciplina.

Torsión de cadera acostado

Torsin de cadera acostado

Esta posición ayuda a desintoxicar nuestros órganos internos y a aliviar el dolor en la parte inferior de la espalda. Acuéstate sobre tu espalda con las rodillas hacia el pecho. Coloca los brazos a los costados, apoyando bien los hombros contra el suelo. Mientras exhalas, lleva las rodillas hacia el lado derecho. Mantén la cabeza centrada o mira hacia la izquierda. Quédate allí por uno o dos minutos. Con la fuerza abdominal, vuelve las rodillas hacia el centro. Repite hacia el lado izquierdo.

Postura de gato-vaca

Postura de gato-vaca

Combina las posturas de gato y vaca para estirar suavemente el cuello y la columna después de un largo viaje. Ponte en cuatro patas en una colchoneta o alfombra. Tus rodillas deben estar alineadas con tu cadera y tus muñecas con tus hombros. Mantén la cabeza en posición neutral. Al inhalar, levanta los glúteos y el pecho hacia el techo, mientras dejas que el abdómen caiga hacia el suelo; esta es la posición de la vaca (imagen arriba a la izquierda). Al exhalar, lleva la columna hacia el techo, mientras dejas que el pecho, la cabeza y los glúteos vayan hacia el suelo; esta es la posición del gato (imagen arriba a la derecha). Repite la secuencia entre cinco y diez veces.

Postura de los pies en alto contra la pared

Postura de los pies en alto contra la pared

Esta postura estira los isquiotibiales, drena el líquido acumulado en los tobillos y pies, y mejora la circulación. Es una gran posición para contrarrestar los efectos de un vuelo. Siéntate de costado con la cadera tocando la pared, levanta los pies y recuéstate sobre la espalda. Mantén la posición por cinco o diez minutos. Si solo tienes diez minutos para hacer yoga, este es el ejercicio más recomendado.

No debemos salir a recorrer el mundo a costa de nuestra salud y bienestar. Seguir algunos de estos procedimientos extraídos de FLYWELL te ayudará a asegurarte de que tu viaje sea tan placentero como el destino.

Charlotte Dodson es una famosa instructora de yoga y una figura que marca tendencias en Instagram, cuyos clientes incluyen desde actores de Hollywood hasta miembros de la realeza. Es la creadora de FLYWELL: un programa de bienestar interactivo y completo para vuelos, que ofrece a empresarios y gente en vacaciones la posibilidad de estar cómodos durante el viaje y de sentirse como nuevos al momento de llegar a destino.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express