Al preparar la maleta para un viaje de fin de semana, la intención de empacar ligero muchas veces termina en una maleta inflada y ropas arrugadas. Lisa Haynes ha encontrado la clave para volverse una empacadora perfecta de maletas y comparte sus más importantes consejos, que no deberían faltar a ninguna mujer.

Hacia la playa

’Si estás planeando pasar la mayor parte del tiempo en un camastro al sol, no hay motivo para llevar mucha ropa de día. En cambio, concéntrate en trajes de baño y algo con que taparte. Los vestidos “de la playa al bar” son perfectos para este tipo de vacaciones; simplemente añada un par de zapatos de plataforma y un collar y logrará toda una nueva imagen para la noche. También puedes ponerse accesorios coloridos al caer la noche para transformar completamente un vestuario simple; así que, empaca un par de pañoletas estampadas para ponerte sobre los hombros cuando las temperaturas empiecen a bajar.

No salgas de tu casa sin: tu rímel favorito a prueba de agua para trasladarte fácilmente de la playa al bar.

De una isla a otra

Si estás trasladándote mucho, es probable que tu ropa pase una buena parte del tiempo apretujada en tu maleta, así que es importante pensar en la tela de la que está hecha. Evita el lino y prefiere telas tipo chifón que no se arrugan tan fácilmente. Al escoger piezas separadas versátiles, tales como blusas simples con faldas estampadas, podrá mezclar y combinar sus atuendos también.

Principal consejo: enrolla, no dobles, para impedir que se arrugue la ropa.

Escapadas en la ciudad

Evita empacar demasiado, limitándose a una bolsa de viaje. Lleva atuendos prácticos con los que puedas salir a explorar y, si tienes dudas, lleva artículos que vayan con todo, como un par de pantalones cortos para ciudad en un tono neutro. Naturalmente, los zapatos cómodos son indispensables. Nunca lleve un par nuevo de zapatos que necesiten ser amoldados. Las capas son también clave para hacer el cambio entre edificios con aire acondicionado y el sol exterior. Viaja con algo simple, como un vestido largo y un suéter ligero, para mantenerte abrigada en el avión.

No salgas de casa sin: un chal para mantenerte abrigada en las tardes o cubrirte los hombros del sol.

La regla de tres

Necesitarás solamente un máximo de tres de cada prenda de vestir. Escoja artículos que se puedan mezclar y combinar; por ejemplo, tres prendas superiores y tres prendas inferiores pueden crear nueve atuendos diferentes.

Lo mismo aplica a los zapatos, lleva solamente tres pares. Unos zapatos cómodos para viajar y caminar, un par de tacones o zapatos elegantes para la noche y sandalias para la playa.

Extiende toda la ropa que estás planeando empacar y redúcela en una tercera parte. De otra forma, nunca tendrás tiempo de usar todo lo que empaques.

Ahora que te has vuelto experta en empacar, puedes pasar más tiempo disfrutando sus vacaciones.

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express