Durante los últimos años recientes, los hoteles de París han atravesado por una increíble renovación, no solo en los grandes hoteles con la llegada de grupos internacionales, sino también en establecimientos más pequeños y modestos, muchos de los cuales han añadido decorados de diseñador, bares, áreas de descanso y spas.

El mejor para... spa: Le Royal Monceau Raffles Paris

Le Royal Monceau Raffles Paris

Este gran hotel de la década de 1920, que está entre el Arco de Triunfo y el Parque Monceau, ha sido ingeniosamente renovado por Philippe Starck, con toques ligeramente picarescos como los faroles rojos a todo lo largo de la calle y la cascada de candelabros en la escalera. Sin lugar a dudas el lugar preferido de la ciudad para consentirse, el enorme complejo de spa y gimnasio Clarin, blanco y parecido a un laberinto, combina un famoso spa con una gran piscina cubierta y salas de gimnasio de alta tecnología. Su experto personal proporciona una amplia gama de tratamientos para el cuerpo (la gente tiene delirio con sus masajes), pero el orgullo de la casa son, sin duda, los tratamientos de limpieza de cutis, en los que se usan sondas eléctricas para analizar la piel y lograr tratamientos personalizados. El hotel también se anuncia como un hotel de arte, con piezas de arte originales y una guitarra en cada habitación, un estudio de grabación móvil, galería y cine en sus predios. La planta baja funciona particularmente bien, con sus asientos en ángulo, el cóctel bar iluminado y sus restaurantes italiano y japonés.

37 Avenue Hoche, 75008

Reserva

El mejor para... el presupuesto: Hôtel Ekta

Htel Ekta

Siguiendo un tema en blanco y negro de moda en las décadas de 1960 y 1970, como homenaje a los minivestidos de Courrèges, este sitio de oficinas de 1969 fue convertido de manera muy inteligente y ofrece alojamiento agradable y precios de oferta, debido a su ubicación privilegiada en una calle lateral de los Campos Elíseos. Fotos de modas enmarcadas, tomadas para el hotel por Benjamin Deroche, adornan los rellanos y recámaras, las cuales cuentan con cabeceras envolventes en las camas y lámparas de estilo clásico, en la suite se pueden apreciar modelos de la moda que surgen de los espejos. El desayuno se sirve en un salón del primer piso, en la parte trasera hay un pequeño jardín oculto, al tiempo que algunas de las habitaciones del quinto piso cuentan con un balcón que da a la calle y seductores muebles de color blanco.

52 Rue Galilée, 75008

Reserva

Mejor para... el lujo: Saint James Paris

Saint James Paris

En esta mansión te sientes casi como si estuvieras en tu propio château. Construida en 1896 por la viuda del ex Presidente Alphonse Thiers, es todavía la sede de un club privado de socios. Raro en un hotel de lujo, existe un soplo de humor en la decoración “crazy chic” de Bambi Sloan, en la que cajas de mariposas y objetos encontrados en mercados callejeros, se unen a estampados de leopardo, motivos chinescos y telas de tartán, una gran escalinata en blanco y negro que bien podría salir de My Fair Lady y alusiones a su pasado como campo de aviación para globos aerostáticos, lo que se completa con dos tiendas en forma de globo en la terraza del jardín y papel de pared con motivos de globos aerostáticos en el rellano. En el sótano hay un spa de estilo morisco y un restaurante gourmet con ostentosos retratos al óleo, a cargo de la renombrada chef Virginie Basselot, la biblioteca es un lugar para cenar menos formal.

43 Avenue Bugeaud, 75116

Reserva

El mejor para... el romance: Hôtel Maison Souquet

Htel Maison Souquet

Esta histórica mansión de piedra en Pigalle, la cual fue brevemente una casa de mala reputación, es perfecta para un romance, con un personal muy acogedor y la intimidad de solo 20 habitaciones, cada una de las cuales lleva el nombre de una cortesana. La decoración seductora, realizada por el famoso decorador Jacques Garcia, es un festín de exquisitos tejidos y de una tenue iluminación. Habría que añadir el área de descanso de estilo morisco y azulejos de cerámica, con sillas lujosas de terciopelo estilo Napoleón III y retratos del periodo apropiadamente seleccionados, además de un bar con paneles de madera para disfrutar de un relajante cóctel y de una magnífica selección de coñacs y calvados. La piscina en miniatura y el baño turco en el sótano te esperan, solo tienes que hacer tu reservación.

10 Rue de Bruxelles, 75009

Reserva

El mejor para... la comida: Plaza Athénée

Plaza Athne

Ubicado en medio de las casas de alta costura de la Avenida Montaigne, no menos de cinco restaurantes y un bar hacen de este hotel, lleno de estrellas, un destino para los amantes de la buena mesa. A pesar de haberse atrevido a eliminar la carne y de darle preferencia a lo saludable y “natural” sirviendo pescado, verduras y cereales como platos destacados, Alain Ducass ha podido mantener las tres estrellas de Michelin. En la esquina, la rosticería Relais Plaza de la década de los años 1930, ha sido durante mucho tiempo el refugio favorito de los políticos, el Cour Jardin sirve durante el verano comidas al aire libre, bajo una cascada de cajas de flores y la Galerie con sus tapices brocados, sirve comidas y pasteles durante todo el día. Después, en la calle está la Terrasse, lugar primordial para disfrutar de aperitivos y cócteles, y el bar para degustar los inventos del maestro del cóctel Thierry Hernandez. Sus 208 habitaciones y suites, van de grandes a gigantescas, decoradas en estilo clásico o Art Deco, animadas con rojos peonía y toques de amarillo.

25 Avenue Montaigne, 75008

Reserva

Mejor para... la familia: Le Meurice

Le Meurice

Dominando desde 1815 la Rue de Rivoli, Le Meurice es de todos los hoteles en palacios de París el mejor para los niños; su ubicación es la ideal, justo al otro lado de la calle de los jardines de las Tullerías, con sus parques infantiles, paseos en poni, caminos de grava y estatuas. Después de soportar bastante a Salvador Dalí con sus mascotas ocelotes, el personal resulta ser muy amable, ingenioso y preparado para tratar con los niños, ya que pueden organizar búsquedas de tesoros alrededor del hotel y proporcionar un pequeño “pasaporte”, para animar a los niños a que descubran la ciudad. Las recámaras cuentan con un lujo adecuado con superficies en satín de color pastel y enormes vestidores. Allí están el spa Valmont y el restaurante de Alain Ducasse, atendido por la chef Jocelyn Herland y con el nuevo diseño de Phillippe Starck en 2016, aunque, para el té de la tarde, el más casual restaurante Dalí resulta excelente.

228 Rue de Rivoli, 75001

Reserva

El mejor para... los negocios: Pullman Paris Tour Eiffel

Pullman Paris Tour Eiffel

El Pullman cuenta con 23 salas de reuniones modulares bien equipadas, justo encima del Orsay Ballroom, y puede albergar eventos hasta para 400 personas, y la sala de reuniones con su espectacular vista de la Torre Eiffel. El hotel, originalmente un Hilton de la década de los años 60 diseñado por Raymond Loewy, el diseñador de origen francés de muchos clásicos norteamericanos como locomotoras, autos y refrigeradores, y rediseñado en 2014 por Christophe Pillet, cuenta con 430 amplias y confortables recámaras, lo cual es enorme para París, pero no se sienten demasiado grandes. Tampoco pienses que todo es acerca de negocios. La Torre Eiffel está prácticamente al lado, el restaurante franco-americano FR/AME cuenta con diferentes áreas para sentarse, un bar de vinos y su propio jardín de verduras, todo lo cual se completa con una rara variedad de pollos que puede que hayan puesto algunos huevos para el brunch del domingo.

18 Avenue de Suffren Entrée au 22 Rue Jeany Rey, 75015

Reserva

El mejor para... el diseño: Hôtel Vernet

Htel Vernet

Recientemente redecorado por François Chapsaur, este hotel de la Belle Époque, justo a la salida de los Campos Elíseos, es una combinación sofisticada del estilo contemporáneo y del periodo del carácter parisino. La propuesta de estilo de vida relajado puede apreciarse en el vestíbulo combinado con la sala, en el que la recepción está discretamente oculta, y en las cómodas recámaras y suites, con enormes puertas de roble curvado, alegres cojines y baños con mosaicos artísticos. Champsaur trabajó con artesanos y artistas franceses en numerosas piezas hechas a la medida, como candelabros de pared de cobre, los dos grandes sofás curvos azules para banquetes en el restaurante Le V, donde la excelente cocina moderna se sirve bajo un dosel vidriado de Gustave Eiffel, y el bar de mostrador ondulado esculpido en mármol gris y un techo pintado por el artista Jean Michel Alberola.

25 Rue Vernet 75008

Reserva

El mejor para... lo atractivo: Seven Hôtel

Seven Htel

Este hotel del Barrio Latino es agradablemente atractivo y peculiar. A diferentes diseñadores se les permitió plasmar sus fantasías en sus siete suites diseñadas individualmente, desde la que lleva el tema del agente secreto James Bond, que se completa con una pantalla gigante y una colección de DVD para ver, y la Lovez Vous, con baño forrado en piel de vaca y una cama redonda, hasta la Eden, en la que la decoración se transforma al accionar un interruptor. Hasta las habitaciones muy diferentes de las clásicas estándar, con camas flotantes a media luz y baños transparentes, te transportarán a otro mundo. Hay un salón bar para champaña o cócteles, en medio de un mar de burbujas de vidrio en suspensión, y un pequeño patio interior con piso de madera.

20 Rue Berthollet, 75005

Reserva

El mejor para... el paisaje: Shangri-La, París

Shangri-La Paris

Esta gran residencia en la colina de Chaillot, fue originalmente construida por el Príncipe Roland Bonaparte, viajero excéntrico, botánico y sobrino nieto de Napoleón, y conserva toda una serie de salones de recepción bellamente restaurados e inundados de monogramas y abejas imperiales. Como Gustave Eiffel fue su vecino, se preservó la vista de la Torre Eiffel y algunas habitaciones cuentan con balcones tan cercanos que da la impresión de que se puede tocar del otro lado del río. Operada por el grupo Shangri-La, en ella se mezclan los porteros con sombreros de copa y recepcionistas con vestidos al estilo cheongsam. Sin embargo, sigue siendo definitivamente parisiense, con el restaurante gastronómico L’Abeille con vistas al jardín, el restaurante cantonés Shang Palace y el restaurante Bauhinia, que sirve durante todo el día platos de fusión francesa y asiática. En los antiguos establos se encuentra el spa CHI y una hermosa piscina con luz natural.

10 Avenue d’léna, 75116

Reserva

Ofertas en Hoteles

Descuentos y beneficios en hoteles alrededor del mundo para Tarjetahabientes American Express